Blog Posts

Stress Laboral

Stress Laboral y Clima Organizacional

Trabajar en equipo no es nada fácil. Liderar durante muchas horas al día a un grupo de personas con características distintas y a veces caracteres totalmente contrarios, no es una tarea sencilla. Si a esto, le sumamos el entorno difícil que rodea al funcionamiento de cualquier organización, y las condiciones desfavorables bajo las cuáles funcionan, podemos afirmar que el reto que tienen los líderes es muy fuerte y difícil de afrontar.

Toda persona busca en una organización, aparte de recibir una remuneración por su trabajo, el sentirse bien, el desarrollar una carrera, y determinadas funciones en todos sus aspectos psicosociales. ¿Cómo hacen los líderes para mantener y mejorar el clima laboral y motivar a su gente para poder mover la organización hacia los objetivos planteados por la empresa?

Hay algunos puntos fundamentales a considerar que nos ayudarán a bajar los niveles de stress que se manifiestan a diario, y a su vez, mejorarán el ambiente laboral. El clima laboral lo determina una variable esencial a las relaciones humanas, y que se denomina CONFIANZA.

¿Cómo son las relaciones entre los colaboradores y sus jefes, con sus compañeros de trabajo, y entre ellos con su trabajo? En base a la calidad de estas relaciones en los tres niveles citados podremos medir el estado del clima laboral en la organización.

La credibilidad, el respeto, el orgullo y camaradería, son todas variables medibles en un Estudio de Clima, que nos permitirá diagnosticar y saber donde estamos parados en nuestra organización para luego poder aplicar mejoras. A partir de la opinión de los colaboradores, se pueden detectar que fortalezas y oportunidades de mejora hay y poder entonces tomar medidas concretas al respecto.

Actualmente las organizaciones, no solamente las empresas, han ido poco a poco concientizando que es muy importante evaluar, por lo menos una vez al año, cual es el clima de trabajo bajo el cual están funcionando. Cómo lo define y siente su propia gente.

En esta revisión del tema Clima Organizacional aparece siempre la variable stress. ¿Cómo lo consideramos aquí?

El stress es una variable intrínseca a todas las personas, la cual debemos aprender a controlar internamente, y también buscar apoyo externo, de ser posible en nuestro mismo sitio de trabajo, para favorecer el mejoramiento del clima laboral. Existe un “stress normal” de actividad, que lo mueve la motivación por hacer algo que nos gusta, y un “stress dañino” que si no lo logramos controlar nos daña a nosotros mismos, y actúa negativamente sobre el grupo con el cuál trabajamos.

Somos conscientes que pensar, por ejemplo en el futuro en la Venezuela actual, produce mucha tensión y ansiedad, que sumado al exceso de trabajo derivan en situaciones de conflicto en la convivencia y correlación con los más, que muchos veces podría haber sido evitadas si logramos controlarlas. Las variables externas negativas no dependen de uno, pero sin embargo influyen en las organizaciones, y se comparten en el trabajo con jefes, pares y subordinados.

Lo que debemos hacer es buscar paliativos concretos que nos ayuden a bajar el stress y mejorar el clima laboral poco a poco. En el clima laboral se refleja la cultura propia de cada organización, y es allí donde sus líderes se convierten en esenciales para ser fuente de motivación, y modelo de conductas a seguir para conducir a esos equipos humanos por un buen camino.

Los líderes primero escuchan y revisan esas inquietudes que manifiesta la gente en su día a día, buscando junto a ellos soluciones concretas a problemas concretos que necesitan rápida solución. Luego se debe ir más allá, avanzar tratando de generar y efectivizar reuniones con su equipo de trabajo. La buena comunicación, el saber escuchar y transmitir, y retroalimentarse con el equipo para poder tomar decisiones, es esencial en el momento actual.

La capacidad de RESILENCIA ante los cambios es una necesidad ya comprobada y a desarrollar en los equipos de trabajo, sin importar el tipo de grupo ni los niveles dentro de la organización. Practicar la resilencia en el día a día, hace que los equipos se vuelvan más creativos y consigan soluciones más adecuadas y con mejores resultados a sus angustias laborales. Actualmente, en el proceso de selección de personal, sin discriminar el nivel del cargo a ocupar, se evalúa el grado de resilencia que tiene la persona, ya que son muchos los cambios y situaciones de stress que deberá enfrentar a diario.

Los líderes que crecen en las organizaciones son los que saben identificar, manejar y controlar el stress. Incluso, que por el contrario, logran reconvertirlo en una variable de empuje y crecimiento para el reto de los nuevos proyectos que se deban llevar a cabo. Generar confianza, lograr un ambiente de trabajo que haga que la gente se sienta bien, no es fácil de lograr y tampoco se crea de un día para otro. Es un largo camino a recorrer, pero existen las técnicas para aplicarlas y alcanzarlo. Muchas veces depende de que los líderes con poder de decisión y visión entiendan que lo que están haciendo hoy por su gente, se reflejará en los resultados del negocio a mediano plazo.

 

Autora: Alicia Bertoni

Share